Tips de seguridad hogareña

 

  Principal
Accidentes
Heridas
  Incendios
  Sismos y terremotos

 

 

 

Accidentes en el hogar

La clave para sobrevivir a una emergencia es la de estar preparado para ella. Esto significa conocer los puntos básicos de un plan de emergencia para proteger nuestras vidas y nuestros bienes. Seguidamente se detallan los puntos más importantes a conocer previos a cualquier catástrofe.

Además de hechos delictuales se producen incendios, caídas, intoxicaciones, quemaduras, cortes, fugas de gas y otros accidentes.

También de origen externo como inundaciones, sismos, sequía y erupciones volcánicas. A esto se suman las provocadas por la gente, como explosiones, mala manipulación de químicos, accidentes industriales y muchos más. Lo fundamental es anticiparse a hechos que pongan en peligro a personas y bienes, evaluando las vulnerabilidades y posibles amenazas.
Se estima que la familia debiera organizarse y que cada uno de sus integrantes, según su edad o características personales, asuma una responsabilidad específica. A su vez, el jefe de hogar debería integrarse a la Junta de Vecinos u otra organización social del barrio para revisar los riesgos que puedan producirse en el sector y, conjuntamente con la municipalidad, desarrollar acciones destinadas a eliminarlos.

Accidente:
Un accidente es un suceso, natural o causado por el hombre, de tal severidad y magnitud que normalmente resulta en muertes, lesiones y daños a la propiedad y que no puede ser manejado mediante los procedimientos y recursos rutinarios del gobierno.

Su naturaleza:
La naturaleza de los accidentes y de los incidentes críticos podría intensificar las reacciones de las personas afectadas por el evento. El ámbito del evento, las pérdidas o las lesiones personales y los estímulos traumáticos afectan las reacciones.

Factores que pueden intensificar las reacciones
• La falta de aviso del evento
• El contraste abrupto del escenario
• La clase de accidentes
• La naturaleza del agente destructivo
• El grado de incertidumbre y duración

Amenaza para actuar con efectividad
• El tiempo del suceso
• Las características del posdesastre
• El ambiente

Aunque factores específicos intensifican las reacciones, hay factores de riesgo personal que las personas con frecuencia poseen antes del accidente o la emergencia que las hacen más vulnerable al estrés precipitado por el accidente. Las personas a menudo tienen estrés previo al accidente o a la emergencia. Este estrés les hace más vulnerable a los retos que estos conllevan.

LA SALUD
• Impedimentos: físicos, de la vista, de la audición o del habla.
• Problemas médicos y de salud, personas que reciben medicamentos.

FACTORES SOCIALES
• Ausencia de un sistema de apoyo, estar divorciado o ser viudo.
• Cultural: las barreras del lenguaje, las normas y el temor de recibir ayuda para lidiar con el sistema.

FACTORES DEMOGRÁFICOS
• La edad: los muy jóvenes y los adultos mayores tienen más dificultades.
• El sexo: las mujeres informan más estrés que los hombres pero no se han encontrado diferencias significativas en las respuestas inmunológicas o endocrinas.

EXPERIENCIA PASADA
• Experiencias pasadas con accidentes o eventos traumáticos.
• Experiencias con problemas emocionales o enfermedad mental.

 

Recomendación general:
Lo más importante es conservar la calma. En ocasiones, la histeria colectiva ha provocado más daño que el que hubiera podido ocasionar el suceso. Recuerde que una actitud de serenidad puede, incluso, salvarle la vida.

Puntos para tener en cuenta en las precauciones en el hogar son:

En la Cocina
Tener armarios que puedan ser alcanzados sin necesidad de subirse a una silla.
Guardar los productos de limpieza en alacenas altas o en armarios cerrados con llave.
No abrir latas con las manos.
Si algo se quema en la sartén no se debe apagar con agua sino con una tapa.

En el baño
Revisar una vez por año el calentador de agua.
Tirar por el desagüe todos los medicamentos viejos y los de los frascos sin etiquetas.
Fijar tiras antideslizantes en la bañera.
No dejar en el baño electrodomésticos.
No tapar los huecos de ventilación.
No dejar a los niños solos en el cuarto de baño.

En el jardín
Vigilar a los niños pequeños en las hamacas.
Cubrir o cercar las piscinas si hay niños.
No tirar al fuego líquidos inflamables o latas de spray.
No dejar herramientas tiradas o podadoras enchufadas.

En las habitaciones
Tender los cables eléctricos por lugares fuera del camino habitual de las personas pero nunca debajo de la alfombra.
Desenchufar artefactos eléctricos al dejar la casa sola.
Mantener bolsas plásticas fuera del alcance de niños.
Aspirar las alfombras con frecuencia si niños pequeños juegan sobre ellas.
Si usa una estufa de butano asegúrese que haya ventilación suficiente.